DataPortuaria

UNCTAD: las presiones en las cadenas logísticas impulsarán la inflación

Sin embargo, la actividad comercial marítima crecerá 4,3% en 2021.

Según un informe de la Conferencia de la ONU sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD), la pandemia del coronavirus ha afectado al transporte marítimo, aunque menos de lo esperado.

El estudio muestra que la actividad comercial marítima se contrajo 3,8% en 2020, pero actualmente se prevé un aumento de 4,3% para este año. Sin embargo, aunque las perspectivas a mediano plazo son positivas, la UNCTAD dijo que están sujetas a “riesgos e incertidumbres crecientes”.

En este sentido, pese a una “incipiente” recuperación, el informe alerta sobre un panorama de “presiones sin precedentes” en las cadenas de suministro mundiales, unidas a “impresionantes repuntes en las tarifas de los fletes”, y con próximas e importantes alzas de precios para los consumidores y los importadores.

Rebeca Grynspan, secretaria general de la UNCTAD, explicó que la recuperación a largo plazo del sector “dependerá de la trayectoria de la pandemia y depende en gran medida de que seamos capaces de mitigar los factores adversos y de que la vacuna se despliegue por todo el mundo”.

Por otra parte, la UNCTAD destacó que la pandemia dejó al descubierto e incrementó problemas ya existentes en el sector, como la falta de mano de obra o las carencias en materia de infraestructuras. Además, reveló otros nuevos como los cambios de tripulación afectados por los cierres de fronteras y la falta de vuelos internacionales que dejaron a cientos de miles de marinos varados en alta mar, sin poder ser reemplazados o repatriados.

Para solucionar este problema, el estudio reclama “la atención urgente de los Estados de pabellón, de los rectores de puertos y de los proveedores de mano de obra e insiste en que todos los Estados deberían formar parte de los instrumentos jurídicos internacionales pertinentes, como el Convenio sobre el Trabajo Marítimo de 2006”.

El informe también indica que los “cuellos de botella” ocasionados en la cadena de suministro obstaculizaron la recuperación económica, ya que el repunte del comercio se encontró con problemas logísticos derivados de la pandemia, tales como “la escasez de equipos y contenedores, servicios menos seguros, puertos congestionados y mayores retrasos y tiempos de espera”.

Respecto al impacto de esta crisis en los precios finales de los productos, la UNCTAD advirtió que aumentarán considerablemente si continúa la actual subida de las tarifas de los fletes de los contenedores. Se prevé un aumento medio de los precios de las importaciones a nivel mundial de un 11%, mientras que para los pequeños Estados insulares en desarrollo la cifra podría elevarse hasta el 24%.

De mantenerse las actuales tarifas de los fletes, en 2023 los precios mundiales al consumidor aumentarían un 1,5%. Ese incremento alcanzaría el 7,5% para los pequeños Estados insulares en desarrollo y sería del 2,2% en las naciones menos adelantadas.

Los diez tipos de productos que se verán más afectados por esta tendencia en todo el mundo hasta 2023 serían: productos informáticos, electrónicos y ópticos (aumento del 11,4%); muebles y otros productos manufacturados (10,2%); textiles, prendas de vestir y cuero (10,2%); caucho y plástico (9,4%); productos farmacéuticos (7,5%); equipamiento electrónico (7,5%); materiales de transporte (7,2%); vehículos motorizados (6,9%); productos metálicos (6,8%); y otras máquinas y equipamientos (6,4%).

Compartí en las redes sociales

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Recibi las noticias más importantes en tu casilla de mail