DataPortuaria

Otras secciones

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Ucrania y el temor de un nuevo accidente nuclear

El argentino Rafael Grossi, director de la OIEA, advirtió sobre los riesgos reales de un nuevo incidente atómico.

Una de las mayores preocupaciones que está generando la actual guerra en Ucrania es que un ataque ruso desemboque en un nuevo y grave accidente nuclear en la región.

Hay que recordar que, en 1986, ocurrió en Chernóbil, Ucrania, el peor accidente atómico en la historia de la humanidad, cuando el reactor 4 de la central nuclear Vladímir Ilich Lenin explotó.

El accidente expulsó enormes cantidades de materiales radioactivos a la atmósfera, formando una nube que se extendió por 162.000 km² alrededor de Europa e, incluso, llegó a América del Norte. Se estimó que la cantidad de materiales radiactivos y/o tóxicos expulsados fue unas 500 veces mayor que la liberada por la bomba atómica arrojada por Estados Unidos en Hiroshima en 1945.

Según el número oficial de muertos reconocido internacionalmente, solo 31 personas murieron como resultado inmediato de la explosión. Sin embargo, indirectamente, en los últimos 35 años hubo más de 100.000 decesos como consecuencia de la radiación.

Ahora, mientras la guerra continúa, el fantasma de Chernóbil ha comenzado a recorrer las calles de Ucrania y muchos temen que un nuevo accidente sacuda al país europeo.

En este sentido, el director general del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), el argentino Rafael Grossi, afirmó que no cree probable “un ataque directo de Rusia a una central nuclear en Ucrania”, pero advirtió que la situación es “crítica” porque no puede descartarse un accidente atómico.

Grossi dijo que “la posibilidad de un accidente nuclear” en territorio de Ucrania, que tiene seis centrales atómicas con 15 reactores en total, “podría darse por distintas razones y hubo en los últimos días algunos ejemplos que hicieron bastante concretas a estas hipótesis”.

“No son escenarios teóricos sino muy posibles; estamos en una situación sumamente grave, en la cual estamos viendo frente a nuestros ojos, uno tras otro, episodios que afectan la seguridad”, remarcó.

Uno de los mayores riesgos se encuentra en la central de Chernóbil, la cual funcionó hasta el 2000 y, aunque hoy en día no posee reactores activos, todavía se están desmantelando los del siglo XX. El otro es en la central de Zaporiyia, la más grande de Europa, con seis reactores.

Compartí en las redes sociales

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Recibi las noticias más importantes en tu casilla de mail