DataPortuaria

Otras secciones

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

“Si trabajamos en conjunto con los municipios, podemos ser una gran Región Puerto”

El presidente del Consorcio de Gestión del Puerto La Plata, José María Lojo, destacó la importancia de avanzar en políticas para que los puertos ubicados en la provincia de Buenos Aires trabajen en conjunto generando mejores condiciones a los dadores de carga.

Al hacer un balance de 2021, puso el acento en la potencialidad que tiene el puerto ubicado sobre la costa de los partidos de Ensenada y Berisso, además de remarcar que con el inicio del servicio Santa Fe-La Plata “se rompieron varios paradigmas”. 

En un extenso diálogo con Ser Industria, Lojo dio detalles sobre distintas obras que mejorarán los accesos terrestres al Puerto y reafirmó su compromiso con el medio ambiente. También expresó su postura respecto al dragado de la Vía Troncal Navegable. 

Hay quienes hablan ya de pospandemia. ¿Cómo vivió el año pasado la “nueva normalidad” el Puerto La Plata?

Fue un año muy intenso. Me hice cargo del Puerto en marzo y durante el 2021 la tarea no paró. Con pandemia y sin pandemia, el desafío fue hacerlo funcionar a full, porque somos trabajadores esenciales, aún en condiciones de pandemia, con trabajo a distancia, burbujas y todas esas cuestiones. Uno de los logros es que no hemos tenido graves incidentes, si bien tuvimos algún par de contagios no se diseminaron y tampoco tuvimos que lamentar casos graves de salud derivados de eso. Esto es una gran satisfacción y al mismo tiempo una gran responsabilidad para afrontar lo que se viene, donde sabemos que todavía hay mucho por hacer. También hicimos una intensa campaña de vacunación.

¿Cuáles fueron las principales novedades en cuanto a la actividad portuaria?

El 2021 tratamos de encontrar los mecanismos para ir activando la posibilidad de ser un puerto multipropósito. Tenemos la particularidad de estar pegados a la destilería de YPF, con lo cual hay una actividad de despacho de combustible que es prácticamente automática. Eso nos da un nivel de actividad permanente, nos permite ser sustentables y con capacidad de reinversión. Como funcionarios provinciales, tenemos la responsabilidad de tratar de apalancar con las actividades que se producen. El desarrollo de la región, la posibilidad de generar trabajo decente y multiplicarlo a partir de lo que aquí ocurre. Por eso exploramos varias alternativas, generamos instalaciones apropiadas para que se desarrollen nuevos negocios, completando actividades como el enlace de las vías por el muelle del sitio 9. Completamos el acceso a la terminal de TecPlata por el lado de Berisso con lo cual tenemos todo el circuito redondo cerrado. Hubo una posibilidad de que la naviera HMM de Corea decidiera recalar en Puerto La Plata, en el mes de noviembre. Finalmente, no se dio por situaciones más del ámbito global, que no tienen que ver tanto con lo que pasa en Argentina. De haber llegado a Puerto La Plata la terminal de contenedores hubiera incrementado notoriamente su tarea. 

¿Cómo ve la actividad de la terminal?

Está operando a un nivel bajísimo, del orden del 1% y si hubiéramos conseguido este contrato estaríamos superando el 60% de actividad. No se dio en esta oportunidad, pero habrá otras. Mientras tanto vamos buscando alternativas incrementales de nuevos negocios. Hay un proyecto en el que pusimos las semillas. Después de nueve meses de trabajo intenso iniciamos un circuito regular de barcazas. Cada dos semanas, una barcaza viene de Puerto Santa Fe a Puerto La Plata. Rompimos un montón de paradigmas. Primero, que las barcazas no pueden entrar: ya entraron. Segundo, que no vamos a poder tener una barcaza que pueda hacer el circuito de forma regular: ya está asignada la barcaza y con los remolcadores adecuados. Además, esto tiene la potencialidad de generar un hinterland de origen alrededor de Santa Fe y el sur de Córdoba. Para ellos es un gran ahorro evitar traslados por camión a Puerto Buenos Aires y hacerlo por barcaza desde Santa Fe. Otro dato importante, es que está barcaza tiene un permiso para operar por tres años, contra el compromiso de construir una nueva. Ya hasta el convenio firmado, en el Astillero Río Santiago. Estamos verificando que la actividad es dadora de trabajo, más allá de todos los que están asociados con el servicio. Porque cuando llega un barco con contenedores, hay que bajarlos, subirlos, traerlos en camiones, arreglar las cubiertas de los camiones, cargarle combustible, alimentos, agua a las embarcaciones… estamos muy entusiasmados con eso. Otras opciones del negocio que también estamos explorando son la posibilidad de instalar una terminal de granos en el puerto, como también tuvimos alguna posibilidad con gente de la Cancillería boliviana para tener una zona franca de Bolivia en el puerto. También estuvo la posibilidad de una empresa que trae camiones cargados desde Uruguay y los descargue aquí. Son opciones que siguen abiertas y pueden llegar a darse. Como establecer alguna terminal de consolidación y desconsolidación de cargas, esto es abrir y cerrar contenedores con carga para importación y exportación que después se podría despachar por TecPlata. Hay varias cosas que estamos trabajando en simultáneo. A la vez, seguimos mejorando las instalaciones para acceder a otras posibilidades.

Estuvieron trabajando para lograr certificaciones en materia ambiental. ¿Lo han logrado? ¿Cómo planifican en esa materia?

Es un tema esencial. A finales del año tuvimos el honor de tener en el puerto el segundo encuentro del Eje Social de la Agenda 2030 que depende del Gobierno nacional y está vinculada por convenio con la ONU, en función de los objetivos de desarrollo sustentable. Nos sentimos totalmente consustanciados con ese proceso y sus objetivos. Me interesa mucho el concepto porque sobre la base de sostener acciones para minimizar el calentamiento global y afrontar el cambio climático también están acompañados de objetivos vinculados con los derechos humanos. Por ejemplo, se habla del desarrollo sustentable, de generar trabajo decente, de esquemas donde haya igualdad en la distribución. Son 17 ejes a trabajar y nos pareció una buena base para enfocar nuestro crecimiento. En el puerto, las cosas que históricamente presentaban alguna complejidad desde el punto de vista ambiental, se han ido encaminando muy bien y últimamente los informes en lo que hace a las operaciones portuarias han sido todos muy favorables. Esto incluye tanto las instalaciones que tenemos, porque manejamos combustibles y carbón de coque, que son cuestiones bastante complejas. Para eso se han hecho inversiones millonarias en los últimos 15, 20 años. Todo eso está muy contenido, siempre estamos abiertos a seguir mejorando y a tratar de lograr situaciones más favorables. Estamos trabajando en todo lo que sea necesario, respondiendo a hacer una proyección del puerto como una unidad que apalanque el desarrollo, pero a la vez que sea un pulmón ambiental. En nuestra jurisdicción están las islas Paulino y Santiago. Tenemos el compromiso de intervenir en la naturaleza porque trabajamos con objetivos de mucha importancia para que haya trabajo y bienestar para todos los argentinos y argentinas. Lo hacemos de una manera responsable y sustentable, en todos los casos con los aspectos de mitigación que hagan falta. Ahora estamos trabajando en un proyecto para una nueva escollera, en la limpieza de los canales laterales este y oeste. Estas cuestiones pasan por criterios de evaluación, por un diseño que tiene en cuenta la preservación de las cuestiones ambientales y apunta proactivamente a articular con los sectores de la provincia de Buenos Aires que efectúan el control ambiental con quienes tenemos un diálogo permanente. Particularmente tengo una posición netamente en favor de buscar un equilibrio entre lo que la sociedad necesita para satisfacer sus necesidades y para lograr buen vivir de los ciudadanos y ciudadanas, pero respetando que sea sustentable en el tiempo y respetuoso del ambiente.

¿Cómo logró resolverse en tiempo récord el accidente del remolcador Rua II, sin perder el acceso al puerto?

Frente a esa contingencia desafortunada desde el punto de vista material, por suerte no hubo que lamentar ningún herido. Se pudo articular a toda la comunidad portuaria de un modo muy eficiente. Ni bien se produjo el incidente convocamos a todos los actores que tenían que ver con esta situación. Desde el dueño de la embarcación, la empresa que iba a hacer el reflotamiento, la que estaba haciendo la mitigación ambiental, los prácticos, la Prefectura, los concesionarios y los permisionarios. Porque una de las circunstancias que se da es que, al estar vinculados con la destilería de YPF, desde Puerto La Plata sale más del 50% del combustible que se consume en la Argentina. Si nosotros tuviéramos un bloqueo de nuestro canal de acceso, de tal manera que los buques no pudieran entrar, en pocos días tendríamos un problema de abastecimiento energético en todo el país.  Por eso, aún con una limitación en cuanto a la manga de acceso, logramos que con buques más pequeños la actividad continúe y se pudiera mantener el abastecimiento de combustible. A su vez, lo primero fue el cercado y extracción del poco combustible que se libró de la embarcación, la limpieza absoluta de eso con materiales absorbentes. Luego empezamos a trabajar en el reflotamiento en forma urgente. Logramos que en 10 días la embarcación estuviera a flote y fuera del lugar. Se hizo en tiempo récord y el logro fue haber podido trabajar en equipo. 

¿Hay avances en las obras para conectar de forma más directa el Puerto con la autopista Buenos Aires La Plata?

Por suerte sí. Puerto La Plata tiene una excelente accesibilidad, si no es excelente por lo menos es equivalente o mejor que la de los otros puertos de la zona. Los camiones bajan de la autopista Buenos Aires – La Plata y tienen 25, 30 minutos con cierta dificultad porque hay algunos semáforos en la avenida 122. Aún así, están viajando muchísimos camiones porque hay muchas terminales navieras que llegan a Puerto Buenos Aires o Dock Sud y los contenedores se descargan y vienen a la Zona Franca La Plata. Es una ruta que está totalmente utilizada, explorada, probada y con mucha capacidad de mejorarse. A esto le estamos agregando la bajada de la autopista que conecta directamente con el Camino Rivadavia. Esa obra ya está en marcha. Espero que este año podamos tenerla terminada. Con eso vamos a mejorar mucho. Sería ideal, desde el punto de vista de la conectividad, completar la Autopista Buenos Aires- La Plata, proyectándola hasta la ruta 11. Además de dar la posibilidad de conectar zonas pobladas que se encuentran bastante marginadas, con esa autopista se pueda llegar a las intersecciones tanto de la calle 43, como la calle 60 teniendo un acceso muy franco a Puerto La Plata. Para que se pueda concretar esa obra, hay que resolver algunas cuestiones ambientales. Tenemos que ser muy cuidadosos y respetuosos, buscar soluciones que sean válidas.

¿Cuál es esa problemática ambiental que se enfrenta?

Tiene que ver con que la traza de la autopista pasa por encima del parque Martín Rodríguez. Hay una zona de forestación que se vería afectada. Entonces, antes de avanzar, debemos pensar cuál es el mecanismo de mitigación. El principio que manejamos es que, cuando necesariamente por un beneficio social importante debemos intervenir en la naturaleza, sea de forma medida, controlada, ponderada, cuantificada y mitigada. De repente podemos reemplazar ese bosque que está ahí por uno mayor en una zona que podamos asignar a esa cuestión. Todo eso está en estudio y espero que se pueda resolver para hacer esa ampliación de la traza, en la medida que los resultados ambientales sean favorables. 

¿Estas obras proyectadas, muestran el potencial del Hub Logístico La Plata?

Si. Si a eso le sumamos la Ruta 6 que está en ejecución y va a llevar un par de años. También vamos a tener conectado todo un cinturón que va a ir por afuera de todo el Gran Buenos Aires vinculando los puertos de Campana y La Plata, siendo un recolector que atraviesa todas las rutas principales del país. Realmente será una obra que nos va a dar una conectividad óptima. Ahí es donde todo esto se tiene que compatibilizar con un criterio muy planificado e inteligente de la urbanización. En todo el mundo ha pasado que donde un puerto comercial exitoso se instala, se genera alrededor una ciudad y si esa ciudad no se establece y planifica su urbanización de un modo criterioso, al poco tiempo termina comiéndose al puerto. A lo mejor no lo vemos en 10, 20, ni 30 años, pero en 50, 100 o 200 años sí y los tiempos de los puertos son de esa magnitud. Eso ya pasó en Londres, Shanghai y considero que está pasando en Buenos Aires, donde la urbanización ha sido ya tan creciente que el puerto se ahoga. Por eso son importantísimos los municipios. Con Ensenada y Berisso venimos trabajando bastante el tema, con La Plata nos cuesta un poco más. Deben tener una mirada de largo plazo, de política de Estado, donde se diseñe la urbanización para que tengamos un hábitat de calidad para los habitantes que vengan a establecerse. Porque va a haber mayor actividad y para eso tenemos que pensar el acceso a los servicios y a las instalaciones. Por eso cuando hablo de los objetivos de desarrollo sustentable, precisamente lo que hay que hacer es combinar estas variables. Tenemos que tener más mayor riqueza para distribuir y hacerlo de un modo que redunde en una mejor calidad de vida de los ciudadanos que están en este hinterland. Hay una gran posibilidad, creo que la conectividad hoy es muy buena. Estamos terminando un estudio de la Universidad Tecnológica de Avellaneda sobre cuánto es el nivel de carga que podemos absorber en un puerto como éste y estamos viendo que no tendríamos dificultades en duplicar la carga, ir hasta 600 mil contenedores en las condiciones actuales y con ciertas obras llegar a un millón. Ese trabajo, que está todavía por ser publicado, nos da todavía más plafon para considerar esta situación. Si trabajamos en conjunto con los municipios podemos ser una gran región puerto, La Plata, Berisso, Ensenada, Brandsen, Punta Indio. Si le agregamos el Canal Magdalena, que va a dar un desarrollo de la zona de Punta Indio, General Lavalle, en cuanto a servicios para los buques que lo naveguen, es realmente una mirada que, si la vemos a largo plazo, es muchísimo lo que podemos progresar como país.

La bajante de los ríos Paraguay y Paraná es un tema crucial. ¿Existe la posibilidad de que la carga que se está exportando por los puertos del sur sea canalizada por Puerto La Plata?

La respuesta es sí. Puerto La Plata puede ser protagonista si articulamos y coordinamos la actividad a nivel provincial y nacional. Tenemos que dar las mejores soluciones. Entiendo que, por ubicación geográfica, condiciones náuticas, accesos terrestres, Puerto La Plata está llamado a ser un gran protagonista en la resolución de este problema logístico, más allá de que a mí me toque hoy estar a cargo del puerto. Creo que cualquiera que vea el panorama completo, subido a un satélite, va a opinar lo mismo. Hay varios aspectos muy importantes en esta pregunta. El primero de todos, es que hablamos de desarrollo sustentable y al mismo tiempo de la licitación del dragado de la vía troncal navegable. Desde La Plata proponemos que la traza de la vía troncal navegable sea diseñada inteligentemente y considerando la sustentabilidad del sistema y el factor ecológico. Un río es un río, no es una vía navegable. Un río es multidimensional y una de sus dimensiones es su navegabilidad. El Río Paraná es una bendición que tenemos los argentinos, los paraguayos, los bolivianos, junto con el Río Paraguay, que es un paraíso de navegabilidad, pero hasta determinada profundidad. Por eso, la traza tiene que ser escalonada. 

¿Cómo sería?

No se puede dragar la misma profundidad en la zona exterior del Río de La Plata donde los efectos de profundizar a 45, 47 pies son totalmente viables, sobre todo si se hiciera el Canal Magdalena que es absolutamente propicio para esa situación, que hacerlo Paraná arriba. Si queremos llegar a Rosario en 45, 47 pies, estamos haciendo que un río que es navegable, bebible, pescable, fomentador del turismo, de cultura, que irriga humedales, sostiene las costas, que tiene un montón de dimensiones, no me parece una solución ecológica razonable. Tenemos que pensar en un sistema integrado, en embarcaciones de menor calado, tipo barcazas que hagan una recolección de mercadería para derivar la carga a puertos concentradores que puedan dar el servicio de trasbordar a buques de mayor calado.   Puerto La Plata está en una situación privilegiada respecto a eso por varias razones. Tiene la posibilidad de llegar con barcazas, como la que vino de Santa Fe con contenedores, de recibir embarcaciones de gran porte, más grandes incluso que las que reciben los puertos de Rosario o Santa Fe, iguales a Buenos Aires y Dock Sud. También tiene espacio disponible para hacer desarrollos, como terminales cerealeras, que podrían complementar la carga de estas barcazas. Cuenta con un hinterland, un área de producción agrícola ganadera que está más cercana que a ningún otro puerto. La posibilidad de transportar esa carga a través de Puerto La Plata es una ventaja en muchos aspectos y vuelvo a hacer mención a la cuestión de la sustentabilidad. Hacer 1200 kilómetros en camión para llevar una carga de Santa Fe hasta Bahía Blanca, significa primero un problema de seguridad vial y de vidas. Además del gasto de combustible, significa, el deterioro de rutas, con lo cual la lógica es que pensemos cuál es el esquema más razonable y diseñemos en función de eso.

A principios de 2020 se habló de la posibilidad de concretar una ley de puertos para la provincia de Buenos Aires. ¿Se discutirá en 2022?

Se viene discutiendo de antes y se va a seguir discutiendo. Las cuestiones reglamentarias pueden ser mejoradas y siempre van a estar en la mesa para ver cómo se articula. En lo particular, pienso que no tiene sentido que los puertos de la provincia de Buenos Aires compitamos uno con otro. Es necesario que nos complementemos y podamos brindar un servicio más eficiente a los generadores de carga que son los que producen, trabajan, invierten y comercializan tanto a modo cabotaje como en el exterior. Si no somos eficientes en transportar carga de un lugar a otro por todo un sistema multimodal de una forma racional, no le estamos haciendo un favor a nuestros compatriotas y nuestras compatriotas. Es importante que logremos eso. Mecanismos para hacerlos hay muchos. Por otro lado, tenemos que ver que lo que se proponga no determine que tengamos un esquema que sea demasiado burocrático, que no nos permita tener ciertos grados de autonomía que hoy tiene la actividad portuaria y que le permite también avanzar con eficiencia. Creo muchísimo en la actividad de las empresas públicas. La empresa estatal, tanto provincial como municipal, está para dar servicios eficientes y una coordinación articulada de todo eso es fundamental. Si para eso hay instrumentos legales que lo faciliten bienvenidos sean. Hoy estamos trabajando con un buen nivel de articulación, pero probablemente pueda ser mejorado por alguna ley, no lo descarto. Estamos a disposición para contribuir y mejorar el sistema.

FUENTE: SER INDUSTRIA

Compartí en las redes sociales

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Recibi las noticias más importantes en tu casilla de mail