DataPortuaria

Otras secciones

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Rusia le corto el gas a Polonia y Bulgaria

Aunque la medida busca contrarrestar las sanciones occidentales, el futuro de la economía rusa no es muy alentador.

Este miércoles 27 de abril, tal como se había anticipado durante la semana, Rusia interrumpió los suministros de gas a Polonia y Bulgaria.

Gazprom, compañía que posee el monopolio de exportación del gas ruso, confirmó que había “suspendido por completo el suministro de gas” a esos países “debido a la ausencia de pagos en rublos”, una medida que busca reducir el impacto de las sanciones occidentales en la economía rusa.

El presidente polaco, Andrzej Duda, dijo que la medida violaba “principios legales básicos”, mientras que el ministro de Energía búlgaro, Alexander Nikolov, agregó que el gas se estaba utilizando como un “arma política y económica”.

Por su parte, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, calificó el corte como “otro intento más de Rusia de utilizar el gas como instrumento de chantaje”.

Además, aclaró que la exigencia rusa “de pagar en rublos es una decisión unilateral y no conforme a los contratos” y “las empresas con tales contratos no deben acceder a las demandas rusas”.

Con dicha medida, Rusia busca contrarrestar los efectos de las sanciones occidentales y, en parte, parece que lo está logrando, ya que, recientemente, el rublo se disparó a un máximo de más de dos años frente al euro y llegó a cotizar a 75,43.

Sin embargo, la situación en general no es muy alentador para el país de Vladimir Putin: según un documento del Ministerio de Economía ruso, su PIB se contraerá entre 8,8% y 12,4% este año, lo que representaría la mayor caída desde 1994.

Además, la inflación, que ya se disparó al 17,62%, se aceleraría hasta el 22,6% este año y se mantendría muy por encima del objetivo del Banco Central del 4% para 2023, mientras que la inversión de capital se desplomaría entre 25,4% y 31,8% después de un crecimiento del 7,7% en 2021.

Pero los problemas no terminan allí: Rusia, el tercer mayor productor de petróleo en el mundo, podría ver caer su producción hasta un 17% en 2022.

Así, la producción podría disminuir entre 433,8 millones y 475,3 millones de toneladas (entre 8,68 millones y 9,5 millones de barriles por día) desde los 524 millones de toneladas producidos en 2021. En caso de que esto se concrete, sería la producción más baja desde 2003, cuando se situó en 421 millones de toneladas.

*Por Damián Cichero

Compartí en las redes sociales

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Recibi las noticias más importantes en tu casilla de mail