DataPortuaria

Otras secciones

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Perú decretó emergencia ambiental por un derrame de petróleo de la empresa Repsol

El Gobierno de Perú, mediante Decreto Supremo 021-2022-MINAM, declaró en emergencia ambiental por 90 días la zona marina costera por el derrame de petróleo de la empresa Repsol, ocurrido el último sábado 15 de enero frente al mar de Ventanilla, hecho que ha sido considerado por el gobierno como “el peor desastre ecológico ocurrido en Lima en los últimos tiempos”.

La norma también aprueba el Plan de Acción Inmediato y de Corto Plazo para la atención de la emergencia ambiental en el área geográfica afectada.

En la normativa, la Dirección General de Calidad Ambiental determina que el derrame de petróleo crudo constituye un evento súbito y de impacto significativo sobre el ecosistema marino costero de alta diversidad biológica (fauna silvestre y recursos hidrobiológicos), y un alto riesgo para la salud pública; por lo que considera la procedencia de la declaratoria de emergencia ambiental.

Hasta el momento 20 playas de Ventanilla, Santa Rosa, Ancón y Chancay han sido afectadas por el crudo, según el OEFA y el Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas por el Estado (Sernanp).

También se reportó la llegada de animales afectados por el derrame hasta las playas de Barranca, en Lima Provincias.

Esta semana, el presidente de la República, Pedro Castillo, sostuvo que el Gobierno dirigirá las acciones para mitigar los daños causados por el derrame de petróleo en las playas.

La gerente de comunicaciones de Repsol, Tine Van den Wall Bake, negó que la transnacional tenga responsabilidad en el ecocidio: “Nosotros no ocasionamos el desastre ecológico”, declaró a la radio peruana RPP. Asimismo, aseguró que, tras la actividad volcánica ocurrida en Tonga, se comunicaron con la Marina de Guerra de Perú para informarse sobre una alerta de tsunami en el Pacífico. “Nos confirmaron que no y que podíamos proseguir con la carga”, sostuvo la representante de Repsol. Pero la Marina dice que sí alertó sobre los oleajes anómalos.

Pero el domingo pasado, el presidente de la empresa española Repsol en Perú, Jaime Fernández-Cuesta, admitió que la compañía tuvo un “error de percepción” sobre la magnitud del derrame de petróleo en el mar peruano el pasado día 15, y que recién conoció el impacto del “desastre ambiental” al día siguiente del suceso.

Es una negligencia – explica la experta en medio ambiente Ana Sabogal– que, a pesar de la erupción del volcán en el Pacífico, que causa marea alta, se siga descargando petróleo. “Si la Marina dijo que no había tsunami, eso no es justificación. Es raro que la empresa no haya actuado, porque los planes o estudios de impacto tienen, justamente, muy detallada la hidrología, y esto incluye mareas o movimientos del mar. Aquí, definitivamente, la culpa y la principal responsabilidad es de Repsol”, asegura Sabogal. 

Compartí en las redes sociales

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Recibi las noticias más importantes en tu casilla de mail