DataPortuaria

Las navieras alcanzan ganancias récords

Esto es consecuencia de la actual crisis de los contenedores, la cual está directamente relacionada con la pandemia del coronavirus.

La crisis de los contenedores no es una buena noticia para la mayoría del mundo, ya que tanto las empresas como los consumidores tienen que pagar mucho más dinero para enviar o adquirir sus productos.

Durante 2020, el comercio internacional estuvo durante varios meses paralizado. Sin embargo, a medida que avanzaron las campañas de vacunación, la demanda de productos se volvió a reactivar.

El problema es que las compañías de transporte marítimo no están pudiendo cubrir la increíble demanda de contenedores, lo que provocó que, en algunas de las rutas marítimas más transitadas entre Asia y Estados Unidos, Europa o América Latina, las tarifas hayan subido más del 500%.

Por ello, pese a la crisis internacional, el sector naviero está obteniendo ganancias extraordinarias. Por ejemplo, Maersk, la compañía naviera más grande, registró en el tercer trimestre de 2021 el período más rentable en sus 117 años de historia. Las ganancias, antes de descontar impuestos e intereses, llegaron a los US$5.900 millones, mientras que sus ingresos fueron de US$16.600 millones.

Esta tendencia favorable también puede observarse en todo el sector naviero en general: entre 2000 y 2019, registró ganancias por US$83.500 millones BAIT (beneficios antes de intereses e impuestos), mientras que para este año se proyecta que la industria obtendría ganancias por al menos US$150.000 millones. Literalmente duplicarán en un año lo que ganaron en casi 20 años.

Más allá de los problemas logísticos, como lo que ocurre en Estados Unidos con los puertos de Los Ángeles y Long Beach, estas increíbles ganancias se ven potenciadas por la poca competencia en el sector. Actualmente, las cinco mayores empresas navieras del mundo concentran dos tercios del mercado y las 10 compañías más grandes controlan el 85% del transporte marítimo global.

Por otra parte, todo hace prever que las ganancias extraordinarias para las navieras continuarán por un tiempo más, ya que las proyecciones apuntan a que la crisis en las cadenas de suministros se extenderá hasta 2022.

Ante esta situación, varías empresas han tenido que recurrir al transporte aéreo para enviar sus productos. Por ejemplo, Nike, Crocs y Levi Strauss están pagando mayores precios para transportar algunos de sus productos en aviones, lo que explica por qué ha comenzado a subir la demanda por transporte de carga aéreo, una alternativa más costosa, pero que en un contexto como el actual, termina siendo una opción viable.

Incluso Maersk salió de su zona de confort, ya que recientemente compró Senator International, un operador de carga con sede en Hamburgo, Alemania, que le dará más acceso a aviones, capacidad ferroviaria, almacenamiento, líneas de distribución y embalaje de productos.

Compartí en las redes sociales

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Recibi las noticias más importantes en tu casilla de mail