DataPortuaria

Otras secciones

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

La actual situación de los cruceros tras la pandemia del coronavirus

Mariana Barrera, experta en cruceros, explica en qué situación se encuentra el rubro tras la pandemia del Covid-19.

Los cruceros y las epidemias

Los Cruceros, al igual que todos los barcos, siempre fueron un caldo de cultivo para la propagación de las epidemias.

Los años previos al Coronavirus ya habían enfrentado numerosos problemas con el Norovirus (similar al Norwalk que afecta al estómago y los intestinos, cuyo brote ocurre frecuentemente donde hay mucha gente reunida en espacios pequeños.  En los cruceros se transmite principalmente por contacto persona a persona, superficies y pasamanos).

Ese virus sobrevive hasta 12 horas en superficies duras, y hasta casi dos semanas en superficies suaves y es altamente contagioso. Una pequeña gota de vómito de una persona enferma puede infectar a más de 100.000 personas.

Muchos de los procedimientos de higiene que, en la sociedad se establecieron posteriores al coronavirus, en los barcos ya eran rutinarios, como por ejemplo limpiarse las manos con alcohol en gel antes de entrar al comedor.

El impacto del coronavirus en el sector

La actual pandemia de Covid-19 se cobró hasta ahora aproximadamente 6 millones de fallecimientos (notificados) en el mundo.

Al comienzo de la pandemia, el “Diamond Princess”, un crucero donde aparecieron más de 700 casos de COVID-19 entre las 3.700 personas a bordo y que estuvo en cuarentena frente a un puerto de Japón, tuvo una gran cobertura de los medios.

El Crucero no era aceptado por ningún puerto para desembarcar a los enfermos y cuando el especialista en enfermedades infecciosas Kentaro Iwata subió declaró: “Este navío es totalmente inapropiado para controlar la propagación de infecciones. No hay distinción entre zonas verdes (sanas) y rojas (potencialmente infectadas)”.

Otro ejemplo fue el caso del crucero “Zaandam”, que pasó varias semanas frente a las costas de América del Sur sin poder desembarcar a sus enfermos.

Si un tercio de la tripulación se ve afectada, es difícil conservar las distancias de seguridad con los demás. Esto dejó al descubierto muchas falencias que había a bordo en relación con el manejo de estas contingencias y, particularmente, de la seguridad e higiene en estos lugares en donde se dificulta mucho más el aislamiento de las personas. Por ello, la industria de los Cruceros fue la primera en suspender las operaciones en todo el mundo.

El periodo de transición en el cual los Cruceros pararon sus operaciones sirvió no solo para reflexionar sino también para adaptarse la nueva normalidad del mundo que viene.

Se tomaron muchas medidas que encarecieron al infinito la operación de los barcos, desde la reducción de los pasajeros a la mitad hasta caros análisis de salud, protocolos de pagar hoteles de pasajeros que tenían que ser desembarcados, y la cuarentena de la tripulación, primero durante 14 días y luego cinco, test de salud semanales para todos, entre muchas otras.

Los barcos mas antiguos de las flotas fueron a desguace, ya que era muy caro mantenerlos en el puerto y por su antigüedad tampoco podían permanecer fondeados. Al no contar con pasajeros para sostener estos gastos, algunos fueron a la quiebra, como Pullmantur Cruises, compañía española que tenia barcos muy viejos del grupo al que pertenecía (Royal Caribbean).

Otra quiebra fue la del grupo Genting Hong Kong (Crystal Cruises. Star Cruises, Dream Cruises). La compañía se dedicaba exclusivamente a negocios relativos al turismo que fueron los mas golpeados por la pandemia.

Por el otro lado, las empresas que pudieron sostenerse con mayor facilidad fueron las que manejan a la vez carga y pasajeros como es el caso de Grimaldi Lines o M.S.C. Cruises.

Normas en la actualidad

En la actualidad el uso de mascarilla facial es obligatoria en las zonas públicas internas de los cruceros (pasillos, estancias, tiendas, teatro, casino), excepto cuando se esté sentado en restaurantes, bares o en la piscina. También está permitido no llevar la mascarilla en espacios abiertos.

Los pasajeros deben contar con una póliza de seguro Covid-19 que cubre gastos de repatriación, traslado sanitario, gastos de hospitalización e interrupción de viaje.

Los huéspedes continúan con las excursiones burbuja y la tripulación con la prohibición de bajar en la mayoría de los puertos. Está demostrado que esto ha producido depresión e incluso suicidios (lamentablemente son pocas las estadísticas con las que se cuenta en relación con esta realidad).

Por ello, es imperativo que la Clia (International Cruise Line Asociation) tome cartas en este asunto y les imponga a las compañías de cruceros ser más transparentes con estos datos para poder accionar en beneficio del personal embarcado.

Recientemente se informó que P&O canceló rutas o tuvo que traspasar empleados de un barco a otro para no tener que cancelar algunos viajes por falta de tripulación. Una compañía de cruceros confiable debe garantizar la salud física y mental de sus empleados.

En referencia a los pasajeros muchos se vieron afectados por las cancelaciones y las empresas no devolvieron el dinero en numerosos casos, aunque si ofrecieron a sus pasajeros un reembolso de la mitad del costo de su crucero, junto con un crédito del 50% para tomar futuros. Esto afecto la credibilidad de muchas de ellas y la confianza de los pasajeros en la industria.

Recuperarlos va a ser un gran desafío, ya que eso va a depender de volver a seducirlos no únicamente con ofertas y descuentos (aunque esto siempre ayuda, pero al haberse reducido la capacidad debido a la distancia social y con tantos pasajeros con cruceros pendientes, se entiende que se les dificulte) sino también será esencial que vuelvan a confiar en la seguridad de que pueden ofrecerles de unas vacaciones libres de enfermedad.

Mediante la limpieza cotidiana, las desinfecciones de rutina y la inspección cuidadosa podrán minimizar el impacto de infecciones a bordo de sus barcos, invertir en la limpieza y, a su vez, los va a llevar a ahorrarse millones de dólares en las indemnizaciones a sus pasajeros, tripulantes y la mala propaganda.

Otra de las estadísticas que la CLIA debería poner más a mano de los pasajeros, y ser usadas por las compañías como promoción, es el numero de inspecciones que sus barcos han pasado y con qué puntaje. Previo a la pandemia, entre 2011 y 2013, hubo brotes de norovirus en nueve buques de cruceros de Princess Cruises, mientras que se presentaron sólo cuatro en barcos de cruceros de Royal Caribbean.

Hay muchas compañías que trabajan ardua y contantemente para la modernización de sus barcos y las nuevas tecnologías, como Costa, MSC, Disney, Norwegian mientras que, por otro lado, también es vox populi quiénes han enfrentado mucho antes de la pandemia malos desempeños en sus inspecciones, revelando problemas en los sistemas de drenaje, aires acondicionados y potenciales riesgos de contaminación.

A esto se suman los controles en los diferentes puertos. Para los tripulantes que hemos trabajado en la ruta de Brasil sabemos lo difícil que es pasar esos controles, ya que han llegado a parar un barco por encontrar unas gaseosas vencidas en el refrigerador.

Allí, los controles de la vacunación de tripulación (previos al covid-19 era el de la fiebre amarilla) no son aleatorios, sino que inspeccionan los pasaportes uno por uno para asegurar el total cumplimiento de las reglas y regulaciones.

También quedó demostrado que el Caribe y el Mediterráneo son y serán las regiones líderes, por su forma de enfrentar la pandemia y por ser las mas elegidas por las compañías a la hora de resguardar sus barcos.

Manteniendo los estándares adecuados de limpieza y seguridad, y también la seriedad en la política de reservas y cancelaciones, poco a poco toda irá volviendo a la normalidad. Entre lo positivo a destacar en el futuro cercano se encuentra la modernización de las flotas, ya que hay muchos buques en los astilleros prontos a ver la luz.

Son 18 los que se esperan en 2022, entre ellos: Carnival Celebration (noviembre),  Celebrity Beyond (abril),  Disney Wish (junio), MSC Seascape (noviembre) – MSC World Europa, Norwegian Prima,  Discovery Princess.

También son positivas las mejoras continuas de tecnología a bordo para evitar que se junten las multitudes en los mismos espacios, el reemplazo de las cartas de menú por su lectura a través de los teléfonos celulares, el saneamiento del aire a bordo con tecnología de luz UV-C que mata al 99.97% de los microbios, la reserva de actividades con anticipación para evitar el amontonamiento de los pasajeros, los simulacros y la instrucción de seguridad impartidas en la tv de la cabina, entre muchas otras.

Si bien los desafíos siguen y continuarán por un  tiempo, no solamente por las restricciones de viaje sino también por la recesión global, así como las desgracias del Titanic y Costa Concordia impulsaron mejoras y avances en esta industria, pienso que el Covid-19 también lo hará y de a poco retornaran los pasajeros, quizás cambiando sus preferencias y dando impulso a los cruceros fluviales que llevan menos huéspedes, tan desarrollados en Europa como inexistentes en nuestra región, aunque solo el tiempo lo dirá.

Por Mariana Barrera, Internship en Gestión de la Hospitalidad en la American Hospitality Academy (Key West – U.S.A.). Trabaja en la Producción de Noticias de Cruceros y Noticias de Cruceros T.V. Trabajó como Crew Purser en Pullmantur/ Royal Caribbean y Front Desk Manager en Princess Cruises, Continental Airlines en Ezeiza Buenos Aires, ISM Argentina. Formó parte del Programa “Navegando” en la Terminal de Cruceros Quinquela Martin. Capacitaciones y Charlas (Cruceros Nuevas Oportunidades laborales en la SUISSE Escuela de Hoteleria, Pertenece a WISTA (asociación de Mujeres Marítimas y Portuarias desde 2017. Publicó el libro “Yo trabajo en Cruceros”, Autores de Argentina.

Compartí en las redes sociales

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Recibi las noticias más importantes en tu casilla de mail