DataPortuaria

Otras secciones

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Financiamiento para las cadenas de carne de cerdo y pollo

El Banco Central anunció incentivos financieros para impulsar el crecimiento sostenido que reflejan la cadenas de cerdo y pollo.

El Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca destaca el rol de la carne de cerdo y pollo en el país, productos que dinamizan las economías regionales. Brindar herramientas financieras es una estrategia tomada por la cartera agropecuaria nacional que impulsar el desarrollo de ambos sectores.

Esta semana, el Banco Central de la República Argentina (BCRA) informó respecto a la decisión de ampliar la línea de financiamiento para incrementar la producción de carne de cerdo y pollo.

El Directorio del BCRA decidió ampliar la línea de “Financiación de proyectos de inversión” con tasa bonificada de 30% a todas las empresas, sin importar su dimensión, que realicen inversiones destinadas a incrementar la capacidad productiva de carnes de pollo y/o cerdo.

Viedma, Río Negro. Frigorífico Pollalín de pollos para consumo.

“Es estratégico para el país que podamos poner las herramientas financieras al servicio de la producción y de nuestras economías regionales” expresó el Ministro Luis Basterra. Enfatizando en que dichas herramientas “nos permitan continuar aumentando nuestra producción agroindustrial, asegurando el abastecimiento interno y el crecimiento de nuestras exportaciones”.

“Ampliar la producción de carnes tiene el doble efecto de mejorar la oferta interna y generar divisas, ya sea por la sustitución de importaciones como por la liberación de mayores excedentes cárnicos para la exportación” explicó Miguel Pesce, Presidente de la entidad bancaria.

La línea de financiamiento debe ser destinada, sin importar el tamaño de la empresa, a aumentar la oferta de carne porcina y avícola, que se consideran sustitutas de la carne vacuna. Ambos sectores presentan potencial para incrementar la producción.

Es importante considerar que el consumo de pollo se incrementó durante los últimos 20 años, pasando de 26,6 kg/capita/año (2000) a 41.4 kg/capita/año (2010) y 46 kg/capita/año (2020), como consecuencia del consumo sostenido en el mercado local, que aprovecha el acceso a una proteína de alta calidad con un precio muy accesible.

Respecto a la carne porcina, según datos de la Dirección de Porcinos, Aves y Animales de Granja, la balanza comercial porcina volvió a ser positiva en el 2020, tanto en volumen como monetariamente. El superávit comercial fue de US$ 4,03 millones, mientras que en el 2019 había dado un déficit comercial de US$ 47,3 millones.

Asimismo, las exportaciones porcinas alcanzaron el año pasado los US$ 62,12 millones, lo que representa un aumento del 74% respecto al 2019. En cambio, las importaciones cayeron un 30% hasta los US$ 58,09 millones.

En volumen, el país exportó 34.704 toneladas peso producto, un aumento del 65% con respecto al 2019, mientras que el volumen de las importaciones fue de 20.142 toneladas (-36%).

Compartí en las redes sociales

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Recibi las noticias más importantes en tu casilla de mail