DataPortuaria

EQUIPOS DE TRABAJO PERFECTOS El secreto de GOOGLE

Cada vez con mayor frecuencia solemos escuchar ó leer acerca de la necesidad e importancia de diseñar diversas estrategias de trabajo para las empresas, escuelas, negocios, oficinas públicas, etc. con el propósito que los diferentes grupos de personas se desempeñen de manera efectiva.

Y vinculado a ello se han llevado a cabo en el mundo diversos proyectos e investigaciones con el propósito de encontrar fórmulas ó herramientas para mejorar la calidad de los equipos de trabajo.

Pero sin duda podemos afirmar que ninguna investigación ha sido tan exacta como el Proyecto Aristóteles que, además de significar una inversión millonaria para Google, dicho proyecto secreto demandó cinco años para sus conclusiones.

Los directivos de Google que encomendaron dicha tarea en el año 2012 a un grupo multidisciplinario de profesionales, pretendieron crear una estrategia para lograr que sus equipos de trabajo funcionen con excelencia y a su vez sean más productivos.

La investigación consistía en encontrar la fórmula mágica que descubriera las características de un equipo perfecto y para ello entrevistaron a cientos de los profesionales que trabajaban en Google para así poder analizar sus cualidades y atributos.

Claramente se suele creer que un buen equipo de trabajo se compone reuniendo a personas de características similares ó amigos entre sí, pero el trabajo de los investigadores iba mostrando a lo largo del desarrollo del proyecto que no era posible elaborar un patrón general en la composición de los equipos dentro de Google.

Habiendo estudiado durante largos años a los más de cien equipos de Google, los investigadores del proyecto llegaron a la conclusión que quién formaba parte del equipo importaba menos que la forma en que los miembros del equipo interactuaban entre ellos, estructuraban su trabajo e interpretaban sus contribuciones, descubriendo que existían dinámicas claves que diferenciaban, en Google, a los equipos que tenían éxito del resto de los grupos.

Y dentro de dichas dinámicas se encontraban el respeto, confianza, escucha activa, espacio para compartir temas personales, emociones y posibilidades de cometer errores sin temor a sentirse inseguros ó criticadosEs por ello que los investigadores concluyeron que el rasgo más importante en un equipo perfecto es la seguridad psicológica que se logra a través de una comunicación fluida, mayor confianza para aclarar malentendidos, distribución de tareas, proponer ideas y entender bien cuál es el objetivo final.

Los resultados del proyecto mostraron entonces que las ideas más importantes y productivas para la compañía provenían de aquellos equipos que poseían dichas características y que si bien el conocimiento técnico era importante para alcanzar la perfección de un equipo resultaba imprescindible sumar las llamadas “habilidades blandas” (empatía, escucha activa, confianza, apoyo a los colegas) para lograr los resultados deseados.

El Proyecto Aristóteles nos ha enseñado que el éxito de las organizaciones se construye con el recurso humano y para lograrlo es necesario que los equipos sean cada día más perfectos.

Compartí en las redes sociales

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Recibi las noticias más importantes en tu casilla de mail