DataPortuaria

El nuevo avance médico de la UBA y el Conicet

La investigación abre un camino esperanzador para las lesiones de nervios periféricos, con alto impacto científico y altas posibilidades de aplicaciones concretas.

Marcela Fernández Van Raap, Paula Soto y Patricia Setton-Avruj, investigadoras de la UBA y del CONICET Dialoga​ lograron regenerar un nervio ciático dañado a través de una terapia híbrida entre la nanotecnología y la biología. 

Este tratamiento, se vale de imanes que guían a las células madre magnetizadas hasta el área a reparar, evitando así el tradicional tratamiento invasivo, a la vez que lo vuelven más eficiente.

Las pruebas se realizaron sobre el nervio ciático de ratas. Las células cargadas con nanopartículas magnéticas contribuyeron a la recuperación de su funcionalidad.

Las lesiones de los nervios periféricos –aquellos que están por fuera del sistema nervioso central– son frecuentes y, en algunos casos, ocasionan la disminución o pérdida de movilidad del área dañada, provocando ocasionalmente una discapacidad permanente si no son tratadas a tiempo.

Las investigaciones, para dar con terapias que permitan la regeneración nerviosa, basadas en el uso de células madre adultas, han mostrado resultados alentadores, pero chocan con un obstáculo importante: asegurar la permanencia de un número suficiente de células en el sitio lesionado durante el tiempo necesario para producir los efectos terapéuticos.

Las expertas combinaron sus experiencias previas “con el objetivo único de mejorar el arribo y la retención de las células madre que tienen las propiedades regenerativas de interés para la terapia en el sitio donde está la injuria”, según comenta Marcela B. Fernández van Raap, investigadora del CONICET en el IFLP y autora de la investigación en cuestión.

Patricia Setton-Avruj, investigadora del CONICET, también autora del trabajo, explicó: “El nervio lesionado secreta esas señales que atraen a las células trasplantadas. El hecho de que hayamos logrado magnetizar las células permite vehiculizarlas y manejarlas desde el exterior con el imán, lo que ayuda a hacer más eficiente su llegada y a que queden retenidas en la zona de la injuria por mayor tiempo y puedan tener un efecto benéfico más significativo”

“Se trata de un procedimiento no invasivo, no requiere cirugía ni inmovilización, y no provoca dolor ni sufrimiento”, subrayan las expertas.

Uno de los resultados alentadores de esta estrategia innovadora fue que al cabo de una semana pudo verse la recuperación de la estructura y funcionalidad del nervio. “No siempre la regeneración implica recuperación funcional. En este caso sí, se obtienen respuestas a los estímulos. Pudimos corroborar que recobra parte de su funcionalidad”, destaca Soto. “Lo que se logra es un proceso de remielinización, es decir se recupera la mielina, membrana especializada que facilita la velocidad de conducción del impulso nervioso. Cuando hay una lesión, el nervio se desmieliniza”.

Las expertas se entusiasman con la idea de que esta técnica pueda ser potencialmente trasladada a una población adulta, y subrayan que es aplicable a cualquier nervio periférico.

Este desarrollo es fruto de años de investigación con células madre, que tienen propiedades regenerativas. La investigación fue publicada en la revista científica internacional Acta Biomateralia.

Para mayor información, hacé click aquí.

Compartí en las redes sociales

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Recibi las noticias más importantes en tu casilla de mail