DataPortuaria

Contenedores de 53 pies: una oportunidad para la crisis del transporte marítimo

Según AIMAS, la estandarización de los contenedores de 53 pies permitiría superar más rápido la actual crisis logística internacional.

Durante gran parte de 2020, debido a la pandemia del coronavirus, el comercio internacional se vio interrumpido. Esta situación afectó particularmente al transporte marítimo, encargado de trasladar el 90% del comercio mundial.

Ahora, a medida que avanzan las campañas de vacunación y el mundo comienza a volver a la “normalidad”, la demanda de productos y de buques está aumentando, produciendo serios retrasos en las cadenas logísticas y un significativo aumento de los precios tanto de las tarifas de los fletes como de los productos en sí.

Uno de los grandes problemas es que las principales navieras del mundo no han reactivado todas sus flotas, ya que lo van haciendo a medida que aumenta la demanda.

Esta tendencia se ve incrementada por el cierre de importantes puertos como los de Yantian o Ningbo-Zhoushan en China. Así, el envío de un contenedor de 40 pies desde esa región hacia Estados Unidos puede superar los US$ 20.000.

Ante esta situación, la Asociación Intermodal de América del Sur (AIMAS) está impulsando la estandarización de los semirremolques de 53 pies y sus respectivos contenedores.

Un poco de historia

Según el informe de AIMAS, las bodegas de los camiones se han expandido desde 1960 hasta la actualidad en un 60%, mientras que los buques multiplicaron su capacidad de trasladar contenedores en más de 80 veces. En cuanto a los vagones de los trenes, pasaron de 20 pallets por vagón en un contenedor a 60 paletas en dos contenedores.

A esto se suma la implementación de las tecnologías de la información y la comunicación (TICs), lo cual permitió aumentar los intercambios globales en miles de millones de dólares. Sin embargo, esta tendencia encuentra su freno en que los contenedores no han evolucionado en las últimas seis décadas.

Intentando innovar, en los 90 se inició un debate en EE.UU. que finalizó en el año 2000 con la implementación del nuevo estándar de 53 pies para semirremolques y contenedores.

Esto les permitió aumentar en un 50% la cantidad de pallets dentro del contenedor; redujo hasta en un 42% el costo de la cadena de transporte intermodalizada y disminuyó la huella de carbono hasta en un 33% por pallet.

Actualidad

Hoy en día, el estándar de 53 pies (16,5 metros) ya se utiliza en un total de países que representan el 26% del PIB global. Además, también se utiliza en el 93% del PIB de América (Brasil, EE.UU., Canadá y México), lo cual implica la estandarización de los semirremolques a esa misma medida (tan sólo 65 cm más largo que los máximos actuales).

En esta línea, AIMAS explicó que “el paso hacia la estandarización en base a ese semirremolque de 53 pies y su contenedor, teniendo en cuenta la crisis de sobreprecios y falta de contenedores del comercio internacional, podría constituir una revolución económica, ya que ese dispositivo será de propiedad, mayormente, de empresas de logística privadas de cada uno de los países, con lo que ningún grupo de firmas podría alcanzar a coludir (acordar precios sin competir)”.

“La expansión del contenedor de 53 pies hacia el interior de regiones y países, como una revolución porque pondrá a la competitividad junto a la mayor productividad en un modelo que asegurará, también, una menor huella de carbono”, agregó.

Compartí en las redes sociales

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Recibi las noticias más importantes en tu casilla de mail