DataPortuaria

Otras secciones

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

¿Cómo se gestionan los residuos que se generan cotidianamente en los barcos?

La modificación permanente de las condiciones zoofitosanitarias y sus consecuencias obliga a adoptar medidas de fortalecimiento del sistema de control en los Puertos

Por Martín Bruno

En la actualidad, la pandemia por COVID-19 ha conllevado a analizar situaciones que anteriormente no eran tenidas en cuenta o no revestían mayor preocupación, más allá del impacto ambiental que generaban.

Un ejemplo de esto, es el vínculo que existe entre los residuos asimilables a domiciliarios (basuras) generados en los barcos mercantes y de turismo internacional que, previo a la pandemia, se los analizaba preponderantemente por el potencial de contaminación que poseían en la interacción con los ecosistemas marinos, principalmente por su gran contenido de plásticos.

Sin embargo, hoy se ha empezado a discutir el vínculo que existe entre la gestión de estos residuos con la salud del personal a bordo y del personal de tierra que se encargan de su correspondiente gestión.

En lo que se refiere a la gestión de los residuos generados en la operación cotidiana de las embarcaciones de ultra mar, se encuentra reglamentado y normado por un Convenio Internacional para prevenir la contaminación por los buques -MARPOL 73/78- que, en la Argentina, por medio de la promulgación de la Ley Nº 24.089 se aprueba la aplicación de dicho convenio internacional y se nombra como autoridad de aplicación a la Prefectura Naval Argentina.

Según estas reglamentaciones internacionales convalidadas en nuestro país, los puertos deben poseer instalaciones y servicios de recepción para residuos provenientes de los buques, conforme las directrices establecidas en el Anexo 2 de la Resolución MEPC 83 (44/20) del COMITE DE PROTECCION DEL MEDIO MARINO de la Organización Marítima Internacional (OMI) entre otras.

Por la Pandemia, se puso de manifiesto el gran vinculo que existe entre la gestión de los residuos y la salud de la población, una inadecuada gestión de los Residuos es un potencial foco de cultivo y propagación de diferentes enfermedades que pueden afectar tanto a las personas como a los animales (los cuales pueden ser vectores de propagación y contagio).

Tal es la preocupación por este tema que la Organización Panamericana de la Salud (OPS) en conjunto con la Organización Mundial de la Salud (OMS), emitió recomendaciones particulares con los cuidados y métodos que se debían seguir en la gestión de los residuos.

En nuestro país, ya se viene teniendo en cuenta esta problemática desde hace más de una década y toma mayor preponderancia en los últimos 2 años por la aparición del COVID-19

El primero en trabajar en esta temática en las fronteras Argentinas es el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SENASA), mediante la aplicación de normativa especifica como por ejemplo, la Resolución SENASA 714/10 que regula el Plan Nacional de Prevención de Ingreso y Transmisión de Plagas y Enfermedades como Residuos y la Resolución 77/2019 SENASA que aprueba el Programa Nacional de Prevención de Ingreso y Transmisión de Plagas y Enfermedades a través de Residuos Orgánicos Regulados.

Esto se debe a la permanente modificación de las condiciones zoofitosanitarias en el mundo, puestas de manifiesto a diario con las sospechas y/o confirmaciones de factores o elementos que puedan ser potenciales enfermedades o puedan causar alteraciones importantes con impactos en la flora, fauna y/o personas.

La modificación de las condiciones zoofitosanitarias y sus consecuencias obliga a adoptar medidas de fortalecimiento del sistema de control en los Puertos, incrementando las actividades de prevención y fiscalización, ya que nos encontramos frente a un constante y creciente intercambio comercial y turístico con otros países que genera el desplazamiento de personas, medios de transporte y bienes, produciendo el arribo a nuestro país de residuos y demás elementos, potencialmente capaces de vehiculizar plagas y enfermedades que pueden poner en riesgo a la población.

Es por esto que estamos convencidos que los puertos Argentinos deben ahondar en métodos e invertir en nuevas y mejores tecnologías para la recepción y gestión de los residuos asimilables a domiciliarios (basuras) que se generan dentro de los barcos en su operación normal, dando el marco necesario para que las empresas y/u organismos que realizan los procedimientos, protocolos y tareas de recepción, transporte y disposición final, se adapten a las nuevas situaciones y trabajen teniendo en cuenta el vínculo que existe entre los residuos y la salud, a los efectos de prevenir la circulación de virus, bacterias, especies exóticas, etc.

En vista de un creciente cambio cultural y de metodología de trabajo que se ha desarrollado en los últimos tiempos debido a la situación de pandemia, es que se debe avanzar en un nuevo sistema de gestión de residuos provenientes de buques de ultramar, teniendo en cuenta el potencial efecto negativo que pueden tener los mismos sobre la salud de la población y los ecosistemas locales, permitiéndonos estar preparados para nuevas situaciones de pandemia, aparición de nuevos virus, o bacterias y/o la introducción de especies exóticas.

Compartí en las redes sociales

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Recibi las noticias más importantes en tu casilla de mail