DataPortuaria

Otras secciones

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

2021: un año excepcional para las exportaciones

Gustavo Idígoras sostuvo que el 2021 ha sido el mejor año para las exportaciones de las últimas dos décadas

En una entrevista exclusiva con Dataportuaria, Gustavo Idígoras afirmó “Este ha sido un año excepcionalmente bueno en materia de valor total de las exportaciones”, con relación a 2021, luego que desde CIARA-CEC se informara que en noviembre se superaron los 2.000 millones de dólares.

Gustavo Idígoras en una entrevista exclusiva con Dataportuaria.

En base a estimaciones de las bolsas de cereales de Rosario, Buenos Aires y Bahía Blanca, se prevé que se culmine 2021 con un monto de exportaciones del agro que supere los 35.000 millones de dólares. “Esto es un récord de las últimas dos décadas, es el mejor año de los últimos 20 años”, subrayó el presidente e CIARA (Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina) y CEC (Centro de Exportadores de Cereales).

Idígoras adjudica este resultado a dos razones: una buena producción favorecida por el buen clima y los precios internacionales que post- pandemia que “parecen haber llegado para quedarse por un tiempo, lo cual es una buena señal para el país y para el sector agrícola” en particular.

El dirigente evaluó que los productores decidieron invertir en siembra, al tiempo que “pudieron sortearse dificultades logísticas, entre ellas la fuerte bajante del Río Paraná, gracias a los puertos de Quequén y Bahía Blanca, que crecieron notablemente en volumen y en cantidad de operaciones”. Ello, indicó, permitió “abastecer al mundo, cumpliendo los contratos de exportación”.

En tal sentido, Idígoras recordó que “Argentina tiene hoy 100 mercados, de los cuales el 66 por ciento de las ventas va al sudeste asiático”.

Mirando hacia 2022, consideró que las perspectivas, en términos de demanda internacional, son positivas, “sigue siendo creciente, con buenos precios”, deslizó.  Y anticipó que el próximo año “el trigo va a ser la vedette, lo cual es una buena señal también para la zona de Necochea, porque Puerto Quequén es fuertemente exportador de trigo, enclavada en un zona triguera, con precios internacionales superiores a los 315 dólares por tonelada, algo nunca visto tampoco en los últimos 20 años”

Este esquema implicará para la Argentina “un ingreso adicional de 4.000 millones de dólares en este verano”, anticipó Idígoras, añadiendo que “el trigo va a ayudar a la economía argentina a no tener tantos problemas”.

TRES GRANDES PROBLEMAS

No obstante, advirtió que el sector, en el actual contexto económico, se halla ante tres grandes problemas: el tipo de cambio, la inflación y una logística que sigue siendo precaria en la Argentina.

Respecto del tipo de cambio, Idígoras considera que hay una diferencia muy significativa entre lo que recibe el  productor y el valor real del mercado. “Eso hay que corregirlo rápidamente y el gobierno debe trabajar en eso”, apuntó.

El nivel de inflación, subrayó, es “extremadamente alto: hace que suban los precios de todos los insumos  y los costos de producción y comercialización”.

En cuanto a la logística, mencionó la precariedad de los contratos para el mantenimiento del dragado de la Hidrovía Paraná-Paraguay, que se renuevan cada tres meses desde que culminó la concesión que tenía la empresa belga Jan de Nul.

También indicó que a estos problemas se suman “costos terrestres muy elevados aún en términos de dólares”, así como “una conflictividad sindical, que deriva en muchos casos en días de paro en los puertos, acarreando dificultades”.  De persistir este panorama, advirtió Idígoras, la Argentina “puede entrar en una lista negra de países poco confiables”.

Idígoras, que es master en ciencias políticas, en relaciones internacionales y en administración de negocios,  habiendo cumplido tareas en el Estado antes de representar al sector de la exportación de cereales y oleaginosas, reveló que desde CIARA-CEC se viene “trabajando fuertemente con el gobierno nacional y gobiernos provinciales interesados en estar a favor de la producción y la comercialización” para tratar de superar las dificultades señaladas previamente.

A su criterio, la negociación del gobierno nacional con el Fondo Monetario Internacional debería concluirse “en las próximas semanas”, siendo uno de los temas clave “el mercado cambiario y el tipo de cambio”.  También tiene en cuenta la existencia de “una política antiinflacionaria que en 2022 debería empezar a dar frutos”

En cuanto a la logística, se está trabajando en conjunto con el gobierno “en distintos planes e iniciativas” para su mejoramiento. Incluyendo la profundización de la hidrovía, teniendo en cuenta que “será importante también para los puertos del sur, porque van a tener mayores ingresos, por mayores volúmenes” en las operaciones.

Idígoras reveló que hay un cuarto elemento acordado con el gobierno nacional, desde un consejo agroindustrial, que “va a implicar beneficios fiscales por primera vez en 30 años para productores agropecuarios, para usar más fertilizantes, semillas, insumos y hacienda”. Estima, en consecuencia, que “nuestra región pampeana debería empezar a crecer de manera sostenida en los próximos años”


RECUPERACION DEL TRIGO

Si bien el boom de la soja pasó, la Argentina “mantiene, por ahora, ese vínculo de dependencia con el complejo sojero”, reconoce el presidente de CIARA-CEC. Y precisa: “El 35% de las exportaciones totales siguen siendo de soja, sobre todo en harina y aceite que  por suerte nuestro país logra procesar y vender  al mundo con cierto valor agregado, así como el biodiesel”.

Sin embargo, el cultivo de maíz “es principal de la Argentina: este años hemos tenido una producción de maíz de 60 millones de toneladas y la de soja de 46 millones. En tercer lugar, viene creciendo fuertemente el trigo. Hemos pasado de una producción de 15 /16 millones de toneladas a una proyección para esta campaña de unos 21 millones de toneladas”, precisó.

”El cuarto es un cultivo –añadió- al que uno le tiene mucho aprecio, que también es importante en la zona de Necochea y que ha mejorado bastante este año: es el girasol, que de a poco va recuperando precios, generando la ampliación de superficies de siembra”.

Al respecto, agregó Idígoras que “hay una demanda mundial de aceite de girasol, por los cambios de dietas, teniendo en cuenta que tiene muchísimos beneficios para la salud, ingresando en una lista de productores preferidos”.

La Argentina compite por la exportación de soja y girasol con Brasil y Estados Unidos. “Son los tres grandes exportadores y hay una gran mercado mundial, sobre todo China, que quiere comprar porotos de soja”,  indicó el dirigente.

Lo que sucede, explicó, es que “Argentina, a diferencia de Brasil y Estados Unidos, procesa el 80% de la soja que produce, exportándola en harina y aceite. Le damos valor agregado. De un poroto de soja de 450 dólares pasamos a un aceite de 1300 dólares la tonelada”.

Ese valor agregado podría seguir creciendo, a juicio de Idígoras, pero hay impedimentos. Uno es la penalización que pesa sobre el mercado argentino reduciendo cortes en el biodiesel y el etanol, productos derivados del aceite de girasol. “Tenemos una gran capacidad ociosa, que es tres veces por encima del consumo nacional: nuestro objetivo es agregar más valor, diversificar mercados. Por eso estamos trabajando con el gobierno nacional en políticas que puedan permitir esos crecimientos”.

Compartí en las redes sociales

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Recibi las noticias más importantes en tu casilla de mail